Este lado del mundo (quién soy)

Antes que la memoria estuvieron en mí los viajes. Con el tiempo, aprendí a caminar lejos de casa, también literalmente: di mis primeros pasos a unos 1200 km de Buenos Aires.

Hubo vacaciones, viajes de estudio y trabajo. Me mudé más de 25 veces. Algunas implicaron miles y miles de kilómetros, otras, unos pocos metros. Alguna vez necesité un camión, otra alcanzó con una mochila y no faltó la ocasión en que pedí prestado un carrito de supermercado, cuyo incesante ir y venir habrá regalado sonrisas a algún vecino… y robado el sueño a otros (el carrito era ruidoso).

Hay muchas formas de viajar, pero no importa el lugar, el medio de transporte, el equipaje, la compañía o la soledad, siempre llegamos al otro lado del mundo del otro lado del mundo.

El otro lado del mundo es un lugar y también una mirada. El otro lado del mundo es uno mismo. Te invito a descubrir el otro lado del mundo: historias, lugares, ideas, palabras.

Gracias por venir, es mi deseo que en el otro lado del mundo siempre te encuentres en casa.

Leo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *